viernes, 11 de abril de 2008

Piropos van y piropos vienen

Hoy cuando abrí mi correo me conseguí con la agradable sorpresa de que Anaiz Quevedo, mi amiga del alma, había montado un agradecimiento en su blog donde me incluía, no es la primera vez.

http://anaizquevedo.blogspot.com/2008/04/gracias.html

Dice ella agradecerme a mi por motivarla a seguir escribiendo en su blog, el cual creó hace un tiempo atrás.

Ahora soy yo la que agradece a mi querida Anita, como le digo en la intimidad de una amistad que tiene más de quince años. Le agradezco por escucharme, por motivarme, con aconsejarme y por aceptarme como soy, porque si alguien me ha aceptado es ella. Y es que desde siempre Anaiz me ha visto como a un pájaro exótico, jajjajjajajjajja, y yo a ella como a una brujita come flor paz y amor que quiere cambiar al mundo. Ah! Y gracias por todos los comentarios que has montado en mi blog, aunque no esté de acuerdo con algunas de tus posiciones.

Y es que voy a aprovechar para revelar varias cosas que hemos vivido juntas, ella fue la que comenzó, que nos han hecho coincidir y a veces diferenciarnos en nuestros procesos de vida.

Anaiz y yo nos conocimos en la Escuela de Comunicación Social de la UCV en 1991, caímos en la misma sección por culpa de nuestros apellidos, ambos comienzan con Q. De inmediato tuvimos empatía y armamos el grupo de trabajo junto a otra querida pana y tremenda periodista: Berta Piñango. Anaiz acababa de llegar de Estados Unidos, donde estuvo durante un año por intercambio estudiantil, por lo que nos comunicábamos en inglés pa´practicarlo.

Éramos todavía adolescentes y andábamos como locas buscando trabajo. Ella no conseguía porque tenía sólo diecisiete años y tuvo que esperar llegar a la mayoría de edad. Teníamos una hermandad inexplicable, una de las cosas que nos unía era el sentirnos como extranjeras en Caracas, Anita es de Falcón y yo soy de Carabobo, ambas son tierras calientes.

El amor al arte fue otro punto de coincidencia. Ana cantaba y yo bailaba. Ambas amábamos escribir, discutir, protestar, luchar por la justicia, por los desposeídos, por los pobres, por los marginados, jjajjajjajajjajjajajajaj. Recuerdo aquél primer trabajo que hicimos de Metodología de la Investigación sobre el Cine en Venezuela, todavía lo tengo guardado y está amarillo de viejo, donde se retrataba la cruda realidad de una Venezuela marginal.

Y aquella experiencia extraña con la materia Historia Universal, cuando después de estudiar a los Incas y los Mayas, llegué al otro día asustada contándole que un indígena me movía la cama y no me dejaba dormir, y ella sorprendida me respondió que algo parecido le había pasado, jajjajjajajjajaj.

Con ella aprendí a comer vegetariano, así como a conocer que existen otras visiones del mundo. Ella decía que yo tenía capacidades extrasensoriales, y yo chocante le respondía que estaba loca. Discúlpame Anita, hoy entiendo tus palabras de aquel entonces.

Años después nos conseguimos en Parque Central y fue un encuentro mágico. Ambas estábamos leyendo “Ami el niño de las estrellas” de Enrique Barrios, y estábamos fascinadas.

Luego hemos mantenido comunicación en el plano profesional, y como siempre, nos hemos apoyado mutuamente desde distintos contextos. Actualmente tenemos contacto casi a diario, gracias a la maravillosa herramienta del Chat.

Recientemente tuvimos otra coincidencia. Desde antes de comenzar a estudiar en el postgrado, yo había comenzado a investigar sobre la violencia en contra de la mujer y se lo comenté a Anaiz, jajjajajjjajaj, resulta que ella tenía años trabajando el tema de la mujer y la Madre Tierra.

Por cierto, aprovecho para felicitarla por el merecido reconocimiento que le hiciera el Sistema de Naciones Unidas por su trabajo periodístico en pro de la promoción de los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia:

http://www.onu.org.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=71&Itemid=1

Yo me lo tenía guardado, pero resulta que Anaiz, aunque es muy diferente a mí como ella misma lo aclara en su post, es peor que yo, todo lo dice… Periodista al fin, jjajajjajjajajja.

Aún estoy reflexionando sobre lo que voy a decir… Para mi es más fácil exponer las ideas por escrito que de forma oral, y sobre en todo en público… Pero bueno la invitación está hecha, o echá, jajjajjajja, y no hay vuelta atrás. Les reproduzco la información para que se enteren de que se trata:

Los Clubes de Los Leones de El Hatillo y Caracas-Las Acacias

De conformidad con la proyección de actividades para este ańo, los miembros de estos Clubes tienen el placer y honor de invitarles a una Charla por el Día Mundial de la Tierra, a efectuarse el día miércoles 23 de abril a las 6 p.m. en el anexo al Colegio de Ingenieros, Instituto de Mejoramiento Profesional , frente al Metro de Colegio de Ingenieros, Salón 4, disertaran las Licenciadas en Comunicación Social, Anaíz Quevedo "Responsabilidad Individual y Compromiso con la Tierra" y Eliana Quintero "Salvemos al Planeta, amemos a la Madre Tierra" sobre el tema, les esperamos.

Aprovecho para agradecer la invitación para participar en esta charla que nos hiciera la sra. Alba Quintero de Nolivos, Presidenta del Club de Leones de El Hatillo, a quien conocí en la Asociación Venezolana de Mujeres en el marco del cine foro: "Saca lo mejor de ti, detén la violencia", para promover la campaña de prevención de la violencia en contra de la mujer: “Cuenta tres: tú, ella, tu familia”, y que reseñamos oportunamente. Es importante resaltar que la sra. Alba ha leído los escritos que sobre la Tierra hemos publicado en nuestros respectivos blogs Anaiz y yo, y esta iniciativa se enmarca dentro de las actividades que sobre el cuidado ambiental viene realizando el Club de Leones.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Lee la campaña completa en:

http://elianaquintero.blogspot.com/2007/10/salvemos-al-planeta-amemos-la-madre.html

Publicar un comentario