lunes, 7 de diciembre de 2009

Taller de Orientación Sexual para Niños

La crianza de los chamos, como le decimos en Venezuela a los niños, niñas y jóvenes, es un proceso de aprendizaje en constante movimiento, que se nutre o retroalimenta de la experiencia propia y ajena, de las investigaciones de expertos, de la observación de otras culturas. En fin, ser padre o madre o tutor de un crío es un rol que amerita una preparación continúa, pues, como dicen por ahí: “Nadie nace aprendido”.

La cosa se complica cuando los peques comienzan a preguntar: ¿Cómo nacen los niños?, ¿Porqué los varones orinan parados y las hembras lo hacen sentadas?... y cuando están entrando en la adolescencia el tener que hablarles de embarazo precoz, las enfermedades de transmisión sexual, los diferentes métodos anticonceptivos, etc, etc, etc.

Conscientes de esta necesidad de información, un grupo de padres, madres y representantes del primer grado de la Escuela Comunitaria Luisa Goiticoa asistimos al Taller de Orientación Sexual para Niños, dictado por la psicóloga clínico Andrea Tovar, del Centro Psicológico Medico Familiar “CENSIMED”. Y durante el intermedio del taller, le realicé una entrevista a la experta en sexualidad infantil:

¿Cuál es el contenido del Taller de Orientación Sexual para Niños?

AT: Surgen dudas sobre cómo orientar a los niños en la parte sexual, porque son niños muy pequeños, ¿si debo hablar más?, ¿si debo hablar menos?, ¿qué tengo que decir? Y de aquí nace el origen de este taller. ¿Qué se quiere lograr con este taller? Orientar a los padres en cómo, qué, cuándo debemos orientar a nuestros hijos acerca de la sexualidad. ¿Qué es la sexualidad?. Porque manejamos como sexualidad el concepto del sexo, del acto… y muchas veces nos cuesta identificar que nuestra sexualidad, y nuestro concepto de sexualidad es diferente a la sexualidad que nuestros niños manejan o que nuestros niños quieren saber.

¿Qué recomendación le ofreces a los padres cuando sus niños les pregunten sobre el sexo?

AT: Lo primero que hay que indagar es de dónde viene esta pregunta… Por lo general el niño te va a preguntar algo muy sencillo, y quiere respuestas sencillas. Y nosotros como adultos ampliamos y ampliamos a tal punto que el niño no entiende o que entiende más de lo que tenía que entender. Por ejemplo, si el niño pregunta: ¿Qué es el sexo?, hay preguntarle de dónde viene esta incógnita. Porque a lo mejor nosotros estamos entendiendo como sexo el acto sexual y ellos están entendiendo como sexo la parte de identificación sexual masculina o femenina. Entonces siempre como recomendación principal hay indagar de dónde viene la incógnita del niño.

¿A qué te refieres cuando dices que al niño hay que darle información hasta donde pregunte?

AT: Si el niño pregunta, por ejemplo, qué es la menstruación o qué le está pasando a mamá una vez al mes, y nos ponemos a explicar el ciclo de ovulación, porque estamos botando los óvulos, de los óvulos vienen los niños… No. Sólo está preguntando qué está pasando ahí, y explicarle brevemente qué es la menstruación, éste es un ejemplo. No extendernos en las respuestas, primero si es un niño de seis años, que es la edad de los niños de los padres a quienes les estoy dictando el taller, se van a aburrir con respuestas largas o no deben manejar información que nosotros creemos, por ser padre modernos, que ellos deben manejar.

La típica pregunta que nos hacen nuestros hijos: “¿De dónde vienen los niños?”. ¿Qué tenemos que responder o cómo debemos abordar esa inquietud?

AT: Los niños vienen de los padres, eso es básico. Se lo podemos abordar a manera de historia, a manera de cuento infantil, pero siempre hablándole con las palabras claves. El óvulo, el espermatozoide, dibujándoselo de una manera bonita. No se lo vamos a explicar como un libro de biología de octavo año, pero siempre diciendo la verdad, es muy importante siempre decir la verdad y no inventar. Y si no tenemos una respuesta adecuada, investigar.

¿Qué hacer ante la masturbación infantil?

AT: Primero tenemos que saber que los niños se están masturbando aproximadamente desde los 18 meses. Y esto no es malo, la masturbación para ellos no es con morbo, la masturbación para ellos es autoexploración, es conocerse, es sentir, ellos sienten placer a través de esto. Si conseguimos al niño masturbándose hay que dejarlo, pero explicándole siempre que debe ser en un lugar privado. No es que va a estar en el parque y se va a estar masturbando, en la sala de la casa y se va a estar masturbando. Indicarle las pautas sociales de donde debe ser esta autoexploración. Si vemos que se está masturbando con mucha frecuencia, entretenerlos, sin caer en: “Noooo, no puedes hacer eso”. Sólo buscar reemplazar este momento de ocio por algo que el niño pueda hacer y para que el niño se olvide de la masturbación. Resulta que la masturbación en uno de los momentos que se da es cuando el niño está sin hacer nada. Cuando está aburrido y ya ha sentido que esto es placentero, entonces en este momento busca masturbarse y masturbarse de nuevo… Entonces hay que tratar de entretenerlo en algo de su interés.

¿Qué tipo de información debemos darles a nuestros niños para que se cuiden en caso de una posible situación de abuso sexual?

AT: Por eso mismo es que hay que hablar con la verdad, claro y sin mentira. Hay que hablar de igual manera al varón y a la hembra. Tendemos a hablar con más facilidad con el varón que con la hembra… los niños o las niñas cuando son víctimas de tabú pueden ser también víctimas de abuso sexual y no saberlo, no identificarlo. Si siempre estamos hablando, si ellos saben reconocer su cuerpo y saben reconocer la intimidad de su cuerpo, ellos pueden reconocer cuando alguien está invadiendo esa intimidad y poder decírselo a los padres. Darles la confianza, convertirnos en ese momento no en padres sino en amigos de los niños. Cuando vamos a hablar de la sexualidad o cualquier otro tema actual, siempre hay que demostrarles que nosotros somos sus amigos más que sus padres.

Para más información sobre éste u otros temas de psicología infantil, pueden comunicarse con la psicóloga clínica Andrea Tovar, a través del correo: andreatovar82@hotmail.com

Gracias a Graciela Briceño por tomar la fotografía

Publicar un comentario