jueves, 7 de mayo de 2009

Sobre paradigmas y encierros

Aquí estoy encerrada… mi capacidad de aguante está llegando a su límite máximo… pero aquí sigo. El otro día conté, duré tres días seguidos sin salir a la calle, jueves en la mañana, viernes, sábado y domingo, en la tarde del domingo salí a agarrar aire y sol, y a ver gente… Todo se veía extraño, esta noctambulidad en la que vivo me ha alterado hasta la noción del tiempo, no sé cuando es de día o cuando de noche… Me he vuelto una ermitaña a propósito.

Fuerza de voluntad, terquedad, necedad, perseverancia, tortura, no sé cómo se llama. Es un encierro impuesto, es por una meta que he visualizado, y debo alcanzarla porque sino nunca saldré… Soy así, cuando me propongo algo, soy capaz de hacer un sacrificio tan grande hasta llegar a botar gotas de sangre de ser necesario, si a mi me da la gana por su puesto. Y no hay posibilidad de más nada, se aloja en mi mente esa idea, y no hay quien la saque. Ése es uno de mis paradigmas, tal vez tomado del mundo de la danza, podría ser.


Pero anoche, ante mi expresión de flaqueza, mi Nova me dijo, casi gritándome, lo cual retumbó como una campana en mi cerebro: “Mamá tú eres periodista, tú puedes, tú puedes, tú puedes, tú puedes, tú puedes, tú puedeeeeeeees”. Me inquietó y asombró la fuerza conque me lo dijo. “De dónde aprendió esta niña eso, jajajjaajja”, pensé. Y recordé las clases de ballet y flamenco que le di a Nova y al grupo de las pequeñas en la escuela Españoleto. Cuando iniciamos las clases les dije mi principal regla: “Niñas sáquense de la mente las palabras: No puedo…. Está prohibida esa expresión en mi clase”. Y siempre se la recordaba.

Hoy, cuando observo con extrañeza cómo lo que le enseñé a mi hija se me devuelve, me lleva a cuestionarme cada vez más. Todo lo que decimos, todo lo que hacemos, queramos o no influye en lo que son y serán nuestros hijos, por consiguiente en nuestra sociedad y en nuestro planeta.

Debemos revisar nuestros paradigmas, modificarlos, arreglarlos, mantenerlos si es necesario, porque nuestras ideas, sistemas de creencias, sistemas de pensamientos, valores, en definitiva, nuestra cultura, interviene en la realidad en la que vivimos. Y nunca es tarde para revisarlos, créanme.
Una interesante manera de hacer esa revisión de paradigmas, y esta recomendación la incluyo el 20 de junio de 2009, es elaborar una lista con ideas confrontadas, es decir, en una columna Lo que me molesta (paradigmas viejos) y en otra columna Lo que debería ser (paradigmas nuevos). Una vez terminada la lista, borran la primera columna y guardan la segunda, para que la revisen cuando lo necesiten. Háganlo, es un ejercicio que estoy segura los sorprenderá ante los resultados que obtendrán.

***************************************************

Hermosos comentarios:


  • MIS SALUDOS CON AMOR PARA TI Y PARA LA BELLA NOVA...FELICITACIONES POR ESA PLUMA INTELIGENTE!!!!! MUCHAS BENDICIONES...NOELIA


  • Por primera vez me sorprendió una nota y también me apenó un poco porque cuando te encontré respondiendo un correo a las 3 am me supuse que te encontrabas en una situación de encerrona, de esas que se auto impone uno porque tiene una meta que cumplir pero siempre se complican las cosas porque son más difíciles de lo que uno esperaba.
    Algunos amigos me han contando sus experiencias cuando les ha tocado esto, a causa de la elaboración de una tesis o de una preparación para un ascenso de grado o presentación de doctorado. Me apenó un poco porque quise escribir algo alegre y no pude hacer nada más que un mal chiste. Y porque me producía escribir algo en una situación en que me identifico porque me ha tocado una situación bastante parecida aquí en España. La universidad donde estudio queda como a 30 minutos de Barcelona, en un tren, y estoy alquilado en una habitación en un pueblo que se llama Sant Cougat, que queda cerca de esta casa de estudios. Por distintas situaciones, que no voy a contar, desde que llegué una cosa tras otra me ha llevado prácticamente a una encerrona de estas que no salgo de este ciclo habitación - universidad - habitación porque bueno tengo que desarrollar unos trabajos y una tesis.
    Son contadas las veces que he ido a Barcelona y que he salido para otra parte, aunque bueno debería aprovechar que estoy aquí no? Sin embargo me siento que está bien porque me parece que es lo que me corresponde. Entonces mis comunicaciones se limitan a los compañeros de piso, mi familia, a través de video llamadas y cuando chateo con algún amigo(a).
    También me sorprendía identificar esas sensación de agobia cuando parece que las cosas como que no terminan de salir o como que uno se encuentra como sin tener claro qué hacer y pruebas cosas pero resultan que no funcionan y uno se pregunta si de verdad es capaz de hacer eso o al final qué tan importante es. Cuando leí tu correo, estaba leyendo un libro de Thomas Ricard, el discípulo que dejó el director de teatro polaco Grotoswki para que continuara su trabajo de investigación sobre el trabajo actoral y en los primeros párrafos contaba todas los choques que le produjo el método de trabajo de Grotoswki y como varias veces se vino abajo porque parecía que no avanzaba en la comprensión y en el desarrollo del sistema. Hablaba de estas dificultadas, y extrapolándolas, podía identificarlas con la situación que estoy viviendo, y con lo que a veces nos toca vivir cuando nos confrontamos con algo que no cuesta hacer y que nos pide un esfuerzo y dedicación importante en nuestra vida, a tal punto que nos cambia los hábitos de vida. Pude reconocer las desavenencias y las tristezas que producen esas caídas, yo también me reconocí en el suelo como otras personas han estado y otras seguirán viviendo esta experiencia porque parece ser una parte insaltable cuando uno decide tomar un camino que requiere de tomar algún método de aprendizaje, y se lo toma en serio!! Cómo una asuma esas experiencias forma parte del camino pero es un saludo poder ver que uno no está sólo y que sólo es eso un estadio por donde se ha de transitar...
    Julio Pereira
Publicar un comentario