jueves, 14 de mayo de 2009

“Ensamblaje 3. Ciudades de arriba” de Iván Amaya

En estos días de reflexión sobre la cultura he trabajo un concepto que me fascina, porque formo parte de él, intuitivamente siempre lo he promovido, está en todas las dimensiones y aunque no lo sepamos, cada uno de nosotros está íntimamente relacionado, se trata de la Diversidad Cultural, que fue declarada por la UNESCO en el año 2001 como patrimonio común de la humanidad.

La Diversidad Cultural contempla la aceptación y respeto de las diferencias, de la armonización y convivencia de las distintas culturas que conforman la “sociedad-mundo”, como diría Morín.

Este concepto se me aclara al mirar la obra visual de mi buen amigo Iván Amaya, esposo de mi queridísima Dayana Díaz, una de las diseñadoras gráficas que más respeto y con quien tuve la dicha de trabajar en el Ateneo de Caracas.

El otro día estuve en su casa, a propósito del cumpleaños de Daya, quien por cierto me dijo que me invitó para sacarme de mi encierro, jajajajajjaja, gracias, me hacía falta.
Mi primera impresión cuando entré a la sala del apartamento fue de total éxtasis. Se percibe en el ambiente que ambos anfitriones son artistas. Una obra fotográfica cubre completamente una pared blanquísma, que combina exquisitamente con los muebles. Es una composición armónica de cuadros que reflejan una belleza extraña pero conocida. Colores y figuras geométricas se vislumbran a lo lejos, pero cuando me acerco para entender tanta belleza, jajjajajjajaj, descubrí que eran ranchos, los ranchos de Caracas.


“Esa es la tesis de Iván: Ensamblaje 3. Ciudades de arriba”, me explica Dayana, con la cual se graduó de licenciado en Artes Plásticas, mención Artes Gráficas en el Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón (2000-2006).

Iván Amaya es un artista plástico multifacético que ha incursionado en diversas áreas a lo largo de su carrera, se inició en el diseño de joyas, ámbito en el que se graduó en 1994 en el Instituto Universitario “Monseñor de Talavera”. Hoy estudia un diplomado en el Centro Nacional de la Fotografía y una maestría en filosofía en la Universidad Central de Venezuela.

Iván me explicó que su inquietud por registrar los ranchos de Caracas, al parecer ha fotografiado todos los barrios de la ciudad, es porque presiente que estos desaparecerán en algún momento y los ranchos serán transformados en casas dignas. Aclara que cuando incursiona a los barrios busca capturar la belleza y la alegría de la gente, su expresión cultural, y entender la estética particular de cada barriada.

Es importante resaltar que él viene desarrollando un trabajo social interesante como promotor comunitario en los ámbitos socio-cultural y educativo, en diversas parroquias de Caracas, a través de las distintas instituciones en las cuales ha prestado servicio: Hidrocapital, Cooperativa Cultura Carivaro 11, Museo Jacobo Borges, Museo Alejandro Otero y Fundarte. Me contó también que en la actualidad está trabajando en la creación de un nuevo colectivo de fotografía, del cual les hablaré más adelante.

La obra visual de Iván Amaya ha sido expuesta en diversos salones colectivos nacionales e internacionales, en importantes instituciones como: Museo Jacobo Borges, Celarg, Museo Alejandro Otero, Fundación Banco Mercantil, Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz Diez, Ateneo de Caracas, Galería Blassini, Escuela Cristóbal Rojas y Escuela Armando Reverón. Y además ha representado a Venezuela, en cuatro oportunidades, con su trabajo gráfico en Italia, en el Festival Latinoamericando en Milán y en la Feria Camponaria en Senigallia.

Me asombra como un artista y promotor comunitario como Iván Amaya, a través de la sensibilidad de su obra, tiene la capacidad de enseñarme en qué consiste la Diversidad Cultural, la belleza de la sencillez, y nos hace pensar que si es posible crear un mundo donde todos quepamos, a pesar de nuestras diferencias.

********************************
A propósito de Diversidad Cultural los invito a leer:

La UNESCO Celebra la Diversidad Cultural del 11 al 22 de mayo de 2009

Publicar un comentario