sábado, 11 de abril de 2009

El Demonio sigue dando de qué hablar

“Jesús ayuna durante cuarenta días y es tentado”

«Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes”. Mas él respondió: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.
Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y le dice: “Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna”.
Jesús le dijo: “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios”.
Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: “Todo esto te daré si postrándote me adoras”.
Dícele entonces Jesús: “Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto”.
Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le servían.»
Mt 4,1-11

Satanás, Satán, Diablo, Anticristo, Leviatán, Demonio, y qué sé yo cuantos nombres más tiene ese bicho, pero lo cierto es que es un personaje simbólico y arquetípico que ha estado presente en todas las culturas y todas las religiones a lo largo de la historia de la humanidad.

Pero hoy hablamos del innombrable, debido a que mi buen amigo Pedro Isea, quien es (músico, cantante, locutor, escritor bloguero e Ingeniero Mecánico de profesión) me manifestó que quería utilizar el personaje del Demonio de mi cuento “Un pana en Barcelona”, http://elianaquintero.blogspot.com/2009/02/un-pana-en-barcelona.html coloquialmente me lo pidió presta´o, para desarrollar su tan bien narrado y súper sabroso cuento “Los Comunes. El Demonio”, de la serie de cuentos cortos “Los comunes”.

A Petrusco, como él se autodenomina en el perfil de su blog, le llamó mucho la atención El Demonio porque le recordó a sus otros personajes callejeros. Y para quienes no lo saben, el fulano es un personaje sacado de la vida real.

Los invito a que disfruten “Los Comunes. El Demonio” en el siguiente link:
http://petruscosas.blogspot.com/2009/03/los-comunes-el-demonio.html

Jjjajajajjajaajajaja, me sentí muy extraña al leer parte de mi historia en la pluma de otro escritor. Creo que lo más raro es servir de inspiración a otro… y no es cualquier otro, sino a un pana con una trayectoria como bloguero bastante reconocida en Venezuela.

Me gusta mucho como escribe Pedrín, quien se imaginaría que un Ingeniero Mecánico podría tener una narrativa tan bien lograda, mejor que muchos periodistas, jajjajajjajajjajaj, que genera en el lector tantas ganas de seguir leyendo y de seguir imaginando. Lo que me gustó de la serie “Los Comunes” fue precisamente la ilación que logró entre un cuento y otro.
Aprovecho Pedrin para agradecerte, primero por leerme, segundo por tan interesante propuesta y tercero por tener mi blog en una lista denominada “Rollo e´blog”, muchas gracias.
Pero te cuento que tras publicar “Un Pana en Barcelona” me recomendaron la película norteamericana “August Rush. El triunfo de un sueño”, dirigida por Kirsten Sheridan, donde el actor Robin Williams interpreta a un personaje llamado Wizard, cuyo comportamiento es muy parecido al de nuestro Demonio, porque maneja a un grupo de niños músicos callejeros.
Todo lo cual me hizo reflexionar sobre cómo actúa el Demonio en un contexto de mendicidad, situación que podría encontrarse en cualquier calle de cualquier ciudad. Éste es un tipejo que se aprovecha de los débiles, de los miserables, de quienes tienen hambre y necesidades básicas no cubiertas, de quienes se quedan en la calle por circunstancias adversas, y los maneja a través de ofertas engañosas y promesas falsas, en su mayoría relacionadas con fama y riqueza. Es un manejador de las ilusiones ajenas.
Pero además interpreto El Demonio como todos los miedos, los monstruos, los siete pecados, lo prohibido, lo malo, lo sucio, lo feo, lo avaro, lo escatológico, lo aberrado, lo lujurioso, lo indecente, los impulsos sexuales, lo escabroso, lo crudo, lo instintivo, lo más bajo, lo vergonzoso, lo inmoral, lo anti ético. Y es que el Demonio son las tentaciones que están fuera y dentro de nosotros. Pero también es Demonio quien tiene mucho, no se conforma y quiere más. Y los mentirosos, no los soporto, Jjajajajajjajjajajja.
Me atrevo a asegurar que muchos lectores no habrán llegado hasta la línea de este texto, por el terror que les causa el sólo título del post: El Demonio sigue dando de qué hablar. Pero debemos afrontarlo, nos guste o no, Demonios podríamos ser todos, a lo largo de la vida cambiamos de roles, somos víctimas y victimarios, maltratados y maltratadores, tentados y tentadores.

En los Arcanos Mayores del Tarot, según el libro del Tarot Mítico, inspirado en la Mitología Griega, de las autoras Juliet Sharman-Burke y Liz Greene y con ilustraciones de Tricia Newell, la carta del Diablo significa: “A nivel adivinatorio, la carta de Pan, el Diablo, sugiere la necesidad de afrontar todo lo que tenemos de sombrío, vergonzoso y bajo en nuestra personalidad. El Loco debe liberarse alcanzando el conocimiento y la aceptación honrada y humilde de Pan, entonces podrá rescatar el poder creativo que está encadenado por su propio pánico y asco de sí mismo. Así llegará al centro del laberinto y mirará a la cara su propia oscuridad en la substancial oscuridad de su cuerpo, para llegar a ser lo que siempre ha sido: puramente natural”.
Finalmente, a manera de despedida suena en mi mente la canción de Estopa, que últimamente escucho hasta el cansancio, y a veces hasta la canto. En esta época de Semana Santa no está demás utilizarla como suerte de protección o auto exorcismo:
“Demoooooooooooooooooonio... vete al infierno”. Jjajajajjajajjajajjajajjaj.

Le doy gracias a Dios por to´. Amén.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Petrusco dijo...

Eli!
Mil gracias por todo lo que dices y escribes vale.
Un honor en verdad y un placer además.
Vi justamente la semana pasada "August Rush" y el personaje del Wizard es tal cual una especie de Demonio pero motivado más por su propia necesidad de supervivencia que por el deseo de truncar el camino de los niños mendigos.
Él vislumbra el genio de algunos de esos chamos pero su estrechez mental y su vida condicionada a la calle por gusto o por obligación lo llevan a ver en el genio solamente dinero y no satisfacción artística. Y en dinero las pocas lochas que le puedan arrojar algún que otro dueño de local y los paseantes de las plazas. Me recordó muchas cosas no creas y también al Demonio, montado siempre detrás de los creativos, de los fajados o de los geniales para tratar de cortarle las alas, menospreciarlos, llamarlos arrogantes y reducirlos para su propia conveniencia.
El niño August demuestra mucha entereza para resistirse a ese mundo de presiones que quieren convertirlo en papilla humana con todo y su súper talento. Es como tu pana de Barcelona quien prefirió venirse a su tierra cargado de incertidumbres que quedarse en brazos del Demonio con triunfos asegurados.
Gracias una vez más por regalarnos esa anécdota y por brindarnos tu blog tan tú.
Un abrazo

13 de abril de 2009 11:22
Publicar un comentario