viernes, 23 de enero de 2009

Las tres niñas niñeras

Últimamente he escuchado varias historias sobre niños grandes que ayudan en el cuidado de los hermanitos más pequeños, situación que al parecer es arquetípica en todas las familias.

Cuando Nova pasó del maternal para el primer nivel de preescolar, a punto de cumplir los tres años de edad, tuvo un cambió de colegio, y durante los meses de julio-agosto-septiembre, época de vacaciones para todos los niños en Venezuela, fueron las primeras vacaciones escolares para mi pequeña.

También por primera vez ella debía separarse de mí por un largo tiempo. Tenía que irse a Puerto Cabello con mi familia, a pasar casi tres largos meses, tal como lo hacen todos los hijos de todas las madres del mundo que deben trabajar.

Quería evitar que esta separación fuese una situación dolorosa para ella y para mi, principalmente, jajjajajajajaaja, así que me inventé una gran estrategia.

Hice que las primas la llamaran por teléfono y le narraran lo mucho que se iban a divertir en la playa, en la piscina, las chucherías, los juegos, los paseos, y lo mejor de todo, se reuniría con una muchachera enorme, sus otros primos: Teresita, Pedro, Rolando, Ana Gabriela, Tiberio, los morochos (Valentina y Alejandro). Y en la otra casa, María Valeria, Anyibel y Abel.

Cuando intenté decírselo, Nova comenzó a llorar, pero luego de hablar con las primas brincaba de alegría agitando ambos brazos y gritando: “Puerto, Puerto, Puerto, Puerto”, jajjajjaajjajjajjajaaj. La tranquilidad que esa reacción me produjo es indescriptible.

Fue desde ese primer contacto que “Las Niñas”, como les dicen en la casa, se convirtieron en Niñeras de Nova. Ella son Laura Patricia y Paola, mis primas-sobrinas hijas de mi primo Boris Ernesto Martínez, y Eugenia, mi prima hermana, hija de mi tío Ely Quintero.

Desde entonces, cada vez que Nova debe vacacionar en Puerto Cabello, ellas se encargan de mi pequeña, por su puesto bajo la supervisión de los adultos, mis queridas tías, jajajajaja.

A principio de este enero, las tres niñas niñeras manifestaron su interés en compartir con el público de este blog su experiencia, para lo cual fueron entrevistadas vía Messenger:

Paola (10 años):
“Bueno, yo Paola cuido mucho a Nova cuando su mamá no está, ella se porta muy bien. Cuando está aquí la enseñamos a leer, a jugar kikin ball, también la regañamos cuando no hace algo. Es como si las tres fuéramos sus niñeras.

Eugenia (10 años):
“La trato bien pero cuando se porta mal la regaño, porque a veces no hace caso. Si la regaño se pone brava, la dejo 5 minutos sin moverse en el mueble, se pone más brava, perdón, después se pone feliz. Aprendemos a ser responsables porque a veces no sólo tenemos que jugar con ella, sino también tenemos que bañarla, vestirla, estar pendiente de lo que hace...”

Laura Patricia (12 años):
“Nova ya está aprendiendo a hacer diferentes cosas. Le digo a Paola y a Eugenia que hay que entender a Nova, que es más pequeña, tiene diferentes maneras de pensar, osea ella siempre quiere jugar, saltar, ver TV. Nosotras ya estamos un poco más grandes, no queremos hacer siempre eso... Entonces pienso que lo principal que yo trato de hacer es enseñarles a ellas que le tengan paciencia, que la entiendan”.
Luego entrevistamos a Nova (5 años) y al preguntarle sobre su comportamiento cuando está bajo el cuidado de sus tres niñeras, ella respondió: “Bien, también me siento genial. A veces les hago caso, a veces no”.

Finalmente, quiero agradecerles enormemente a mis queridas primitas por su maravillosa labor, y manifestarles, desde lo más profundo de nuestros corazones, el cariño y aprecio que tanto Nova como yo sentimos por ellas.

Muchísimas gracias, las queremos full


Publicar un comentario