domingo, 10 de mayo de 2015

Mil gracias por la abundante agua de Puerto Cabello


Hola a todos, ayúdenme a hacer que llueva en mi tierra, Puerto Cabello, utilizando la técnica ancestral de los indígenas de Norteamérica... Aquí les pongo una imagen que pueden reproducir en sus muros, o simplemente leer el texto y sentir que llueve. Mil gracias.

P.D: Quien necesite más información para entender la técnica, puede ver el vídeo "La ciencia de los milagros" de Gregg Braden, https://www.youtube.com/watch?v=UNepptEk6wg



Siento el agua fría del río San Esteban, en el Parque Nacional San Esteban, cuyo caudal es enorme y cuando llueve es más grande todavía. Cuando yo era niña subíamos al pueblo y nos bañábamos en el río.


Puerto Cabello se caracteriza por tener playa y montaña, y en esta última está el majestuoso río San Esteban, en el Parque Nacional San Esteban, cuya agua alimenta toda la ciudad.


Cuando éramos chamos, a mis primos y a mí, nos encantaba jugar en la calle, allá en Rancho Grande, pero lo máximo era cuando llovía. Puedo sentir la lluvia fría, que llena las calles como un río y refresca el calor de Puerto Cabello.
Hablando con mi papá recordamos esto: Cuando estamos en la playa y comienza a llover es importante salirse, porque el mar se pone "bravo", pero antes se tranquiliza y se calienta el agua, y eso hace que uno quiera quedarse, "porque es muy sabrosa"; la otra cosa es que caen rayos y es peligroso porque le pueden caer a una persona en la cabeza.

Cuando éramos pequeños e íbamos a playa Quizandal o playa Huequito y comenzaba a llover, éstos eran los argumentos de nuestros padres para que nos saliéramos del agua, jajjajjajaajaja, y nosotros insistíamos en quedarnos.

Buenas noticias, esto me escribió mi papá:
"Hoy amanecimos alegres. A las 7 am una garúa mínima, dijimos lloverá, el cielo totalmente nublado. Llegó agua por la tubería después de dos semana de no venir..."
Publicar un comentario