martes, 21 de diciembre de 2010

Reflexiones del día siguiente

Aquí en la tranquilidad del campo, en la sabrosa y espectacular finca de mi tío Boris Quintero en Tinaquillo, estado Cojedes, me encuentro una vez más sentada frente a mi amiga confidente y más fiel escucha, mi laptop.

Este último semestre del año ha estado full entre el trabajo, actividades sociales, espirituales y culturales que me han movido internamente y hecho pasar a estados emocionales diversos.

Estamos inmersos en una cultura que promueve el paradigma de la violencia y la descalificación. Ejercemos libremente la práctica del criticismo y la del juicio con tendencia destructiva.
Desde peques hemos sido educados en la observación de lo malo, lo feo, lo molestoso, lo fastidioso, lo incómodo, lo oscuro, en general busquen en sus diccionarios mentales todos los adjetivos calificativos negativos que puedan conseguir y lo verán. Hagan ese ejercicio.
Sin embargo, observo con alegría y aplaudo la transformación y renovación que están demostrando las nuevas generaciones.
Expresiones de alegría y reconocimiento del otro, de resaltar lo bonito, lo placentero, lo cálido, lo humano, lo amistoso, el desarrollo de la capacidad de compartir, aceptar al diferente, de adaptarse a lo desconocido, me dan señales que existe una variación paradigmática importante en la población que está naciendo en el siglo XXI.
Yo formo parte de la anterior, de esa generación crítica-destructiva, de la malcriadez, del irrespeto, del mal servicio, de la grosería, de los gritos, de la violencia, de la intolerancia, de la impaciencia, de la incomunicación, de la desesperación, de la pelea, de los extremos, de la burla, de la envidia, de la inseguridad, etc, etc, etc.
Le doy gracias a Dios por lo aprendido y por lo que estoy por aprender, y le pido que nos permita recibir un 2011 que abra espacios para la reeducación de valores y conductas con miras a la construcción de la cultura de paz. Amén.
*************************
Feedback:
¡¡¡Pura Calidad!!!‏
Hola Eliana. Mi más grande admiración por ese gran esfuerzo que semana a semana realizas transmitiendo saberes, información y anécdotas con tanta devoción, esfuerzo y amor. Deseo de corazón que Dios te siga dando fuerzas, te ilumine y te guíe para tan encomiable labor. Y, por supuesto, que pases esta navidad junto con tu Beba y demás seres queridos de lo más felíz y que el 2011 sea lo más interesante y próspero posible.
Un abrazote.
Gustavo Velásquez Mago
Publicar un comentario