jueves, 12 de agosto de 2010

El Diablo aboga por salvar a la humanidad. Por: Pedro Quintero

Ante el inminente fin del mundo

Por: Pedro Quintero
Fecha de publicación: 12/08/10
Tomado de:
http://www.aporrea.org/internacionales/a105851.html


Las consecuencias desastrosas del calentamiento global y los vientos de guerra que soplan tanto en Corea como en Irán, conflagraciones que desencadenarían la III guerra mundial, y en la que inevitablemente serían utilizadas armas nucleares revelan que estamos en la puerta del fin del mundo.

Fidel Castro en sus reflexiones ha estado alertando acerca de estos peligros de extinción que amenazan a la humanidad y ha exhortado a los lideres mundiales para tomen posición y se pronuncien al respecto.

En ambos escenarios el protagonista principal es el gobierno de los Estados Unidos.

Como es sabido los gobernantes de ese país se han negado a anexarse al Protocolo de Kioto para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, los cuales son los principales causantes del calentamiento global. Y recientemente continuaron su posición egoísta y prepotente por lo cual la Cumbre del Clima de Copenhague 2010 resultó un fracaso a pesar de las recomendaciones de los expertos de la ONU en esa materia quienes anuncian una situación apocalíptica de seguir la destrucción del medio ambiente.

En las últimas semanas se han visto preparativos de guerra en el Medio Oriente y en la Península de Corea, en ambos escenarios están presentes las directrices del gobierno de los Estados Unidos.

Los grandes medios de comunicación mundial, como siempre, dan un tratamiento sesgado a favor del imperio yanqui tanto en el caso del ambiente como el de la guerra. Pero el asunto no es determinar quien tiene la razón, lo importante son las consecuencias: la segura y lamentable desaparición de millones de vidas y la sobrevivencia para el resto de la humanidad en condiciones precarias.

Solo hemos escuchado la voz de Fidel pregonando el peligro, suplicando que se detenga esa locura, rogando que se le abra el entendimiento al presidente Barak Obama y ponga fin a la amenaza de acabar con la especie humana sobre el planeta Tierra.

Quienes aprueban esa actitud de Estados Unidos piensan ingenuamente que ellos no serían afectados. Los estragos de una guerra nuclear como los de la destrucción del medio ambiente perjudicarán a toda la humanidad. Esa es la misma creencia ingenua que tienen algunos sectores de la oposición venezolana que imploran que las tropas gringas nos invadan para derrocar al presidente Chávez, ellos suponen que los militares norteamericanos pondrían a un lado a los opositores a Chávez y a otro lado a los chavistas, entonces arrasarían con estos.

Mi inquietud es saber por qué solamente hemos escuchado la alarma de Fidel Castro ante tan inminente peligro para la humanidad. Las iglesias del mundo de los distintos credos porqué no alzan su voz, o es que no se sienten amenazados, o es que debemos esperar con resignación la toma de decisión de un Estado que ha demostrado históricamente que no le importa la vida ni el sufrimiento de sus congéneres.

¿Dónde está la protesta del Vaticano? No he visto ningún remitido de los jerarcas de la Conferencia Episcopal Venezolana. ¿Cuál es la posición de las iglesias evangélicas? Y el resto de las iglesias…

Quiero ver los comunicados de las innumerables ONG y Fundaciones que reciben emolumentos por la Defensa de los Derechos Humanos. ¿Acaso vivir no es un Derecho Humano?

Nuestra juventud, nuestros hijos y nietos también tienen derecho a vivir.

prqg@hotmail.com



Si te interesó este artículo reenvíalo a tu lista de contactos. Muchas gracias.
Publicar un comentario