lunes, 8 de octubre de 2007

Los 4 años de la Brujita Fashion

Al tiempo que escribo esta reseña, leo la reflexión de mi querida Anaiz Quevedo: “Ser mujer en Venezuela, la hora que llega”, que comienza con el siguiente cuestionamiento: "¿Cuál será la fórmula mágica para cumplir a cabalidad con todos los roles femeninos y pues no sentirte fatigada?". http://anaizquevedo.blogspot.com/

Se me ocurre que la “fórmula mágica” es convertirse en bruja, o mejor dicho, sacar la bruja que tenemos todas las mujeres por dentro, a propósito del personaje que interpreté en la fiesta de los 4 años de mi Nova, la Brujita Fashion, en su colegio. El cumpleaños fue el miércoles 3 de octubre y la fiestica el viernes 5.

Y es que magia tuve que hacer la semana pasada para organizar la fiesta, y compartir el tiempo con tooooodas mis actividades, mientras que luchaba en contra del cansancio típico que siempre quiere apoderarse de mi. Comprendo lo que sientes Anaiz.

La preparación de la fiesta

Una semana antes, le contaba a un pana que estaba comenzando los preparativos y que para mí fue un importante impulso ver el entusiasmo de Nova tras enterarse que se acercaba su cumpleaños. Ella inmediatamente comenzó a programar su fiesta, pues.

También le decía que me había pasado algo, me conseguí con una gente que me hizo recordar la prematuridad de Nova, y los difíciles momentos que pasamos cuando nació. En ese momento le di mil gracias a Dios por la salud con la que hoy cuenta mi hija. Y sólo puedo narrar un acto de verdadera magia. Cuando Nova nació estuvo primero en terapia intensiva y luego en cuidados intermedios en el Hospital Clínico Universitario de Caracas, donde por cierto nos trataron muy bien. Yo entraba a amamantarla cada tres horas, cuatro veces al día, y podía observar, entre una entrada y otra, de forma impresionante, la evolución progresiva que tenía la beba cada vez recibía el calor y el alimento materno.

El lunes, Nova me dijo que ya no quería a La Bella Durmiente como motivo para la fiesta, sino a Halloween y “las dos nos vamos a disfrazar de brujas para asustar a los niños, jajjajjajaja”, me dijo. Según La Enciclopedia Libre Wikipedia, el asunto se refiere a:

“Halloween o Noche de las Brujas es una fiesta proveniente de la cultura celta que se celebra en la noche del día 31 de octubre. Los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta... en los países anglosajones, principalmente en Canadá, Estados Unidos, Irlanda y el Reino Unido. Pero actualmente se celebra en casi todos los países occidentales con mayor o menor presencia”.

Me lancé a armar las tarjetas de invitación, diseñadas por mi compañera Lourdes González, y me fui a comprar la decoración en La Piñata.

Luego reflexioné sobre lo que alguien me dijo: “Esa niña si está transculturizada”. Ahora respondo: ¿Y qué niño del planeta no está globalizado?, si a través de la televisión por cable, el Internet, el cine, los vídeos juegos, etc, tienen acceso a todo tipo de información y a las distintas manifestaciones culturales mundiales. Además en su colegio, la Escuela Comunitaria Luisa Goiticoa, anualmente se realiza el Proyecto Colectivo Simulacro de la ONU, que consiste en que cada alumno, desde preescolar hasta el 5to año de bachillerato, debe armar una exposición sobre la cultura de un país. Y este evento es todo un acontecimiento en la institución.

Ese mismo lunes recibimos una llamada sorpresa, era José Luisito, un amiguito de ella, un niño de 8 años inteligentísimo, quien recordó su cumpleaños y la llamó para verificar que efectivamente era el 3 de octubre. El miércoles cenamos los cuatro: Isidra, la madre del chamo y buena amiga, José Luisito, Nova y yo. Creo que éste fue otro acto de magia y una señal de que si es posible el amor entre los verdaderos amigos.

Ese miércoles fue muy satisfactorio, por la cantidad de llamadas y mensajitos que recibió la Brujita Fashion, el primero llegó a las 5:30 de la mañana, jajjajajjaaja.

Luego de las compras y las correderas, finalmente llegó el viernes y tuve que sacar energía de donde no tenía para afrontar lo que me venía.

La fiesta estaba prevista para las 12:30 pm, pero pasé por La Tivoli, acompañada de mi pana Kellys Guaramato, para recoger la torta y la bandeja de pizzas, las preferidas de Nova desde bebecita y que no faltan en sus cumpleaños. Y luego nos enfrentamos con la gran cola en la Av. Andrés Bello.

Al llegar al colegio a las 2:00 pm, hora y media después de lo previsto, me fui corriendo al baño para cambiarme y transformarme en la Bruja Mala. Ya no me daba tiempo de arreglar con calma, entonces se me ocurrió escenificar un performance con la bolsa negra, que contenía la decoración y los cotillones. Y fui convirtiendo el salón de preescolar en una escenografía fantasmagórica.

Durante dos horas, los niños corrían detrás de mi, gritaban, algunos lloraban asustados, otros se reían, bailamos, les pintamos calabazas anaranjadas en los rostros, asustamos a los otros niños que se asomaban por las ventanas. Me halaban el vestido, me robaban el sombrero, me empujaban, jajjajajjajajj.

Hubo una escena que me enterneció demasiado, y fue cuando una pequeña se puso a llorar cuando me vió, y Nova la abrazó y dándole palmadas en la espalda le dijo: “Tranquila, no te asustes, esa es mi mamá que está disfrazada, esa es mi mamá”. Jjajjajajjajjajajjajajjajaja.

Una idea que le regalo a cualquier fabricante de objetos plásticos, es hacer las réplicas de pizzas, sanduches, salchichas, galletas, etc, especialmente para fiestas infantiles. Los chamos no comen, muerden las cosas y las dejan enteras. Entonces los organizadores de las fiesticas hacemos una sola inversión que va a servir por años, porque total, la comida plástica se va a poder reciclar, jjajjajjajajjajajajjajaajja. Eso si, los refrescos y las tortas si tienen que ser de verdad.

En definitiva, la felicidad de los niños y la cara de satisfacción de mi Nova, durante toda esta semana en el proceso de programación de su cumpleaños, son logros que se merecen cualquier esfuerzo, y significan un incentivo para superar cualquier cansancio y falta de tiempo.

Y creo Anaiz que las mujeres nacemos con el don de la magia y la energía de sobra para afrontar cualquier cosa y cumplir con todos los roles que nos hemos inventado. Y si, porqué no, también podemos abrirnos a recibir ayuda de vez en cuando.
Publicar un comentario