domingo, 1 de mayo de 2016

He cambiado, si celebro el Día de la Madre



Siempre vi el Día de la Madre como un día comercial, ese día “cuando los comerciantes, vendedores de cosas superfluas llenan los periódicos y la televisión de publicidad con cosas innecesarias para sacarnos el dinero”, jajjajjajjajaj, así pensaba yo antes.

Desde hace trece años mi visión del Día de la Madre cambió, aunque siga creyendo es un día comercial, hoy lo valoro enormemente porque  en estos últimos años he disfrutado y recibido los más tiernos agasajos, regalos, tarjetas y detalles hermosos del ser más sensible  y tierno que Dios ha creado: mi hija Nova.

Ella, desde su nacimiento hasta hoy cuando es toda una adolescente, me ha hecho vivir momentos de ternura, de verdadero amor y compasión Divinos, con D mayúscula de Dios, que yo nunca antes hubiese podido imaginar vivían todas las madres del mundo durante las 24 horas que dura ese maravilloso día, y  bueno, el mundo globalizado ahora lo ha extendido a todo el mes de Mayo, para vender más, por su puesto, jajjajjajaja.

Hoy disfruto enormemente el Día de la Madre junto a mi hija, abriéndome al amor y la prosperidad que simbolizan todos los regalos que recibo del Cielo.

Para celebrarlo  ella y yo creamos un vídeo con fotos de momentos juntas durante todos estos años, se los comparto.


Qué lo disfruten!!! Jajjajjajajjajja.


Publicar un comentario